Home / Todos / Funciones Ejecutivas / Funciones Cognitivas – Funciones Ejecutivas

Funciones Cognitivas – Funciones Ejecutivas

Funciones Cognitivas – Funciones Ejecutivas

“Si nuestro cerebro fuera tan simple como para que lo comprendiéramos, nosotros seríamos tan simples que no podríamos”

thCon esta frase de un anónimo, Muriel Lezak comienza el capítulo de Conceptos Básicos del Neuropsychological Assessment.

La genial autora menciona que, como consecuencia de las técnicas capaces de escanear el cerebro (Tomografía computada, Resonancia Magnética Funcional, la Tomografía por Emisión de Positrones, entre otras), y el avance de las pruebas neurocognitivas, la explicación de la conducta es cada vez más profunda y precisa.

Sin embargo, es muy importante comprender la necesidad de seguir un modelo cognitivo para la observación y articulación de estos nuevos descubrimientos.

Un modelo cognitivo que profesionalmente me ha resultado muy útil, justamente es el propuesto por esta autora, según el cual, la conducta puede ser conceptualizada en diferentes dimensiones, y entendida específicamente en tres sistemas funcionales:

  • COGNICIÓN: Información para el manejo u orientación del comportamiento.
  • EMOCIONALIDAD: Concerniente a Sentimientos y Motivación.
  • FUNCIONES EJECUTIVAS: Que tienen que ver con cómo se expresa el comportamiento.

Históricamente, y en general, se menciona “funciones cognitivas” como un término que se refiere a todas las habilidades mentales. Quizás porque los déficit cognitivos en estos dominios, son más fáciles de observar, cuantificar y correlacionar (por ejemplo: alteraciones en el lenguaje, o en la memoria).

Sin embargo, el concepto de “funciones cognitivas” no puede explicar otras actividades mentales específicas, y por ello Lezak contrapone las funciones cognitivas a las que denominó “funciones ejecutivas”.

Entonces, Las Funciones Cognitivas y las Funciones Ejecutivas, son identificadas y diferenciadas por sus productos y por sus específicas redes neurales de sostén.

Las FUNCIONES COGNITIVAS son entendidas como análogas a las operaciones computacionales: Incorporación, Almacenamiento, Procesamiento y Salida.

Y podemos identificar diferentes niveles de análisis:

  1. Funciones Receptivas: Involucran la habilidad para seleccionar, adquirir, clasificar e integrar información.
  2. Memoria y Aprendizaje: Almacenamiento y recuperación de información.
  3. Pensamiento: Organización y reorganización mental de la información (se trata de una operación mental que relaciona al menos dos conjuntos de datos explícitos (como un cálculo aritmético) o implícitos (como un juicio de valor). Este término resume las operaciones del razonamiento, la formación de conceptos, la abstracción, el planeamiento o la resolución de problemas.
  4. Funciones Expresivas: que hacen referencia a la conducción del resultado del procesamiento de la información (como por ejemplo hablar, escribir, dibujar, o la expresión facial)
  5. Actividad mental variable: Esta característica de la conducta se relaciona con la eficiencia de los procesos mentales. Y puede ser clasificada en tres categorías:
    1. Consciencia
    2. Funciones Atencionales
    3. Tasa de Actividad (comúnmente denominado “velocidad de procesamiento”

Las FUNCIONES EJECUTIVAS consisten en aquellas capacidades que le permiten a una persona participar de manera eficiente e independiente, sosteniendo una conducta auto-propositiva.

Técnicamente podemos encontrar una diferencia principal:

Las funciones cognitivas son capaces de responder a ¿QUÉ? ó ¿CUÁNTO?

Las funciones ejecutivas son capaces de responder a ¿CÓMO? ó “” tal o cuál cosa…

De este modo, un déficit cognitivo provoca que una persona no pueda comprender algo, conceptualmente, orientarse temporalmente, recordar información, o atender en tiempo y forma según el promedio normal, (no puede responder el qué es, y dónde está). En tanto, que un déficit en las funciones ejecutivas determinan dificultades en el control de la conducta, la planificación, y el automonitoreo (no puede responder el cómo se hacen las cosas).

Bibliografía consultada: Muriel D. Lezak, “Neuropsychological Assessment”, pág 15-37, 4ª edición,Oxford University Press, 2004.


 

Espero que te haya sido de utilidad.

Si te interesa recibir más información puedes suscribirte!

Saludos cordiales

Sobre Jorge Quiroga

Licenciado en Psicología, Universidad del Aconcagua, Mendoza, Argentina Estudios: Maestría en Neuropsicología, Instituto Escuela, Hospital Italiano de Buenos Aires, Argentina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *