Home / Todos / Patologías / Adicciones / Cocaína: Deterioro cognitivo
cocaína

Cocaína: Deterioro cognitivo

La cocaína constituye una de las principales drogas adictivas y que perjudican el desarrollo cognitivo en la porblación actualemente.

Muchos estudios se dedican a la comprensión de las deficiencias cognitivas ocasionadas por la cocaína, y en general al abuso y dependencia a las drogas, y cuanto tiempo permanecen las deficiencias cognitivas luego de un período de abstinencia.

  • Luego de realizar un meta análisis de 46 estudios dedicados al estudio de los efectos de la cocaína sobre la cognición, se evaluaron los siguientes 11 dominios cognitivos:

Atención, funciones ejecutivas, impulsividad, velocidad de procesamiento, fluidez verbal / lenguaje, aprendizaje y memoria verbal, aprendizaje y memoria visual, habilidades visuoespaciales, y la memoria de trabajo.

Y se estimó el tiempo de recuperación de habilidades cognitivas en el tiempo posterior a la abstinencia, y en conclusión observaron que luego de los 5 meses de abstinencia se observa una recuperación del rendimiento de los dominios cognitivos.

Los resultados de esta revisión sistemática de estudios que relacionan los efectos de la cocaína sobre la cognición sugieren que el deterioro se extiende a múltiples dominios cognitivos.

Dominios cognitivos más deficientes por el uso de cocaína:

Los dominios cognitivos más deficientes fueron la atención, el control de los impulsos, el aprendizaje y memoria verbal, y la memoria de trabajo. (1)

Los efectos del abuso de drogas sobre la cognición pueden durar más allá del período de intoxicación y ser acumulativos a través de los años.

En los casos de abuso de sustancias (y asociado a la dependencia) se observa una disminución de la activación en la corteza cingulada anterior, y un incremento de la activación en la corteza cingulada  posterior; una reducción de la activación en las cortezas frontales orbitarias y un incremento de la activación en las cortezas frontales dorsolaterales; y una inadecuada activación de las cortezas parietales bajo una demanda de información. (2)

Otros estudios de Neuroimágenes afirman que la dependencia a la cocaína correlaciona con un déficit en las cortezas prefrontales, con una disminución en la capacidad de control inhibitorio y en el automonitoreo del comportamiento. (3) Específicamente, la cocaína al igual que otras drogas de abuso provocan alteraciones en las cortezas orbitofrontales relacionado con mala adaptación y dificultades para tomar decisiones correctas. (4)

Así mismo, este tipo de drogas psicoactivas pueden producir profundos cambios en el comportamiento, alteraciones en la neuroquímica y en la estructura cerebral, que pueden persistir mucho tiempo después de dejar de consumir la sustancia. Estos cambios se pueden relacionar con la conducta compulsiva de búsqueda de la droga y con los trastornos cognitivos. (5)

 

Bibliografía

  1. Potvin S1Stavro KRizkallah EPelletier J. Cocaine and cognition: a systematic quantitative review. 2014 Sep-Oct;8(5):368. Link: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25187977
  2. Lundqvist T1.Imaging cognitive deficits in drug abuse.  2010;3:247-75. doi: 10.1007/7854_2009_26. Link: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21161756
  3. Garavan H1, Hester R. The role of cognitive control in cocaine dependence. Neuropsychol Rev. 2007 Sep;17(3):337-45. Epub 2007 Aug 7. Link: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17680368
  4. Federica Lucantonio,1 Thomas A Stalnaker,2 Yavin Shaham,2 Yael Niv,3 and Geoffrey Schoenbaum. The impact of orbitofrontal dysfunction on cocaine addiction. Nat Neurosci. Author manuscript; available in PMC 2013 Jul 4. Link: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3701259/
  5. Nyberg F1. Structural plasticity of the brain to psychostimulant use. Neuropharmacology. 2014 Dec;87:115-24. doi: 10.1016/j.neuropharm.2014.07.004. Epub 2014 Jul 11. Link: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25018041

 

 

 

Sobre Jorge Quiroga

Licenciado en Psicología, Universidad del Aconcagua, Mendoza, Argentina Estudios: Maestría en Neuropsicología, Instituto Escuela, Hospital Italiano de Buenos Aires, Argentina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *